San Fernando y la provincia de Colchagua atraviesan por un periodo de resurgimiento deportivo digno de ser tomado en cuenta. Hay razones que nos inducen a pensar que este progreso en el deporte tenga necesariamente que repercutir en el progreso completo de nuestra ciudad y de Colchagua, y esto es precisamente lo que no se ha comprendido aún en forma total y definitiva por ciertos sectores, que muchas veces son de carácter oficial.

Si somos concretos en nuestras definiciones, tendremos que hablar necesariamente de las actitudes tomadas por la Ilustre Corporación de San Fernando y desmenuzar con hechos su posición frente a esta gran embestida de nuestro fútbol por ingresar a la División de Ascenso. Antes que ninguna otra cosa, parece que no se comprendiera que todo esto va en camino a un futuro promisorio. Se sabe que el deporte nacional está actuando inteligentemente para afrontar en 1962 el Campeonato Mundial de Fútbol, que equivale a decir el hecho más trascendental y magnífico que se registrará en los anales del deporte de Chile, de ahí que den gran importancia a los espectáculos de la División de Ascenso en diferentes ciudades del país con el objeto que vayan fortificándose, y así en 1962 sea posible programar partidos internacionales en canchas provinciales ya que será imposible que todos se realicen en la capital.

Ahora bien, nuestra participación en el ascenso será la oportunidad más feliz para el fútbol sanfernandino. Con ello levantaremos primero la calidad deportiva, interesando a la juventud y a la infancia por el balompié, entretenimiento sano que los aleja de los vicios y las malas acciones. Se supone que dentro de algunos años, el equipo que intervendrá pueda ser totalmente formado por jugadores colchagüinos, ya que se dará gran importancia en preparar y endilgar con inteligencia a nuestros semilleros.

Junto a todo esto, tendremos gran afluencia de público en espectáculos íntegramente sanos. Los encuentros que sostengamos con Curicó, La Serena, Santiago Morning, Linares, etc., interesarán a grandes multitudes. Este movimiento inusitado tendrá que favorecer al comercio y a la industria. San Fernando comenzará a conocerse mayormente, ya que fuera de las aceitunas coloniales permanecemos en el más completo olvido para los turistas de Chile. Por eso pensamos que nuestra incorporación al Ascenso abarcará su extensión progresiva a toda la ciudad y la provincia.

La Ilustre Municipalidad citó a una sesión solemne y todos pensamos que se trataba de una ceremonia oficial en la cual la Corporación, como institución oficial del pueblo, iba a dar el pie inicial a esta gran empresa. Pero muy por el contrario, nos encontramos con un alcalde temeroso, sin iniciativa, incapaz de afrontar con agilidad e inteligencia el problema que le correspondía.

Llamó a la reunión para lanzar un fenomenal S.O.S. a la ciudadanía a fin de que lo auxiliaran y le juntaran el dinero suficiente para pagar los gastos con que arreglar el estadio. Para colmo quiso dejar para estos fondos los primeros $ 50.000 donados y que eran entregados mediante una carta, cuyo espíritu comprendió toda la asamblea, incluso los mismos regidores.

Comentarios