Hace poco más de un año atrás nos dirigíamos a la opinión pública presentando modestamente una revista que pretendía ser informativa y totalmente independiente, no apartándose jamás de su línea en defensa de los legítimos derechos del pueblo, ya que en las actuales circunstancias de vida creemos que esta es la labor preponderante del periodismo.

Sin temor de llegar a la petulancia, estamos seguros de haber cumplido hasta aquí con nuestros cometidos, lo que significa que no nos hemos separado de la independencia de nuestras tareas y de nuestra constante lucha por el bien de la colectividad. Ahora nos corresponde nuevamente dirigirnos a nuestros lectores para presentarles El Guerrillero, con menos páginas, más barato, pero no ya como una revista sino como un semanario que tratará de pulsar con ardor y vehemencia, con serenidad y valentía los acontecimientos de la provincia.

Lleguen hasta nuestros habituales lectores, muy especialmente a nuestros suscriptores y público en general, los más cálidos agradecimientos por la satisfactoria acogida que dieron a la revista. Esta vez esperamos superarnos, manteniendo y aumentando a una masa lectora que siempre respaldó los deseos de progreso de esta empresa periodística.

Todos los lunes aparecerá El Guerrillero, en la confianza de estar cumpliendo un deber, aunque sacrificado, agradable para todos los que aún laboramos en estas páginas.

Finalmente nuestros agradecimientos muy sinceros a las diferentes firmas comerciales que han hecho realidad la aparición de El Guerrillero como semanario.

Comentarios