En 1943, la Asamblea Radical inició una nueva publicación periódica en San Fernando: La Voz de Colchagua. Juan Danús Roselló, presidente de la Asamblea y designado director del periódico, había adquirido en octubre de 1942 la imprenta El Comercio, con cuyos materiales y algunos facilitados por la Logia se dio a la aventura de publicar La Voz de Colchagua.

El primer número circuló por las calles de la capital colchagüina el 17 de septiembre de 1943. La elección de la fecha no fue casual: aquel día se conmemoraba el aniversario 52.° de la constitución de la Asamblea Radical sanfernandina. En otros cargos dentro del periódico se encontraban Heriberto Muñoz Caro como administrador; integrantes del consejo de administración, Ernestina de Fornés, Heriberto Soto, Luis Torrealba, Manuel Ferrier y Evaristo Reyes; y jefe de taller, Ramón Morales Moraga. Las dependencias del periódico se ubicaron en Yerbas Buenas 560.

Juan Danús

El director de La Voz, hijo de los españoles Jaime Danús y Juana María Roselló, era abogado de la Universidad de Chile. Presentó su memoria de prueba en 1930, titulada “Sexo y delincuencia”. En 1944 era secretario de la XV Convención Nacional del Partido Radical. En aquel año fue pre-candidato a diputado por Colchagua. Estuvo al mando del periódico durante diez años. Además dirigió la Casa de la Cultura de San Fernando hasta septiembre de 1972, cuando renunció para asumir como abogado en la Tesorería General de la República. En esa fecha fue declarado hijo ilustre de San Fernando. Anteriormente había recibido el Premio Municipal de Periodismo. Además de ejercer el periodismo, fue poeta y dramaturgo. Falleció el 27 de abril de 1977 en San Fernando.

La Voz de Colchagua, que en sus inicios fue de periodicidad semanal, proclamó en su primer número que sería “el órgano de todos los elementos progresistas de la región y que luchen por la libertad. […] Considera que dará cumplimiento a una sentida necesidad manifestada por los sectores más numerosos y más honorables de la región. Pretende imponer un periodismo puro, sincero, valiente, honrado, sin contradicciones ni subterfugios”. El medio se caracterizó por su apertura a la comunidad, con una mirada laica, desde su posición como portavoz del Partido Radical. “Este periódico es el producto de una vieja aspiración de la Asamblea Radical de San Fernando, de contar con un órgano de prensa que, junto con divulgar las ideas radicales, sirviese para expresar los anhelos de progreso y de bienestar común”, manifestaba Juan Danús en 1944.

Las páginas del periódico albergaron artículos, críticas y trabajos literarios de personajes tan diversos como Gonzalo Drago y Julio Silva. El último propietario del periódico, Sergio Morales Morales, comenta que “La Voz de Colchagua tuvo una época muy linda, propiciaba muchas cosas de carácter cultural, hacía concursos de poemas, instaba a la gente a participar en concursos literarios, en obras de teatro, y el director de la época hizo muy buen papel ahí”. Sin embargo, a juicio de Danús, con el paso del tiempo la publicación se transformó de “una tribuna doctrinaria y cultural” a “una empresa comercial y difamadora”. El abogado, propietario del 55% de La Voz, cedió sus derechos al Centro Cultural Urcicinio Peña en 1953. La Asamblea Radical era dueña del porcentaje restante.

Danús estuvo al mando del periódico hasta 1953. Después fueron algunos de sus directores Enrique Neiman Berlagosky y Omar Parra Reina.

Tras un período de franco declive, se publicó hasta 1974. La logia Colchagua había vendido el periódico a Sergio Morales Morales, quien decidió no seguir editándolo. “Había quedado ‘hasta aquí’ con La Región”, comentó. La última edición circuló el 9 de diciembre de 1974, con el número 3.539, tras 31 años de circulación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios
RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://museo.auroradecolchagua.cl/la-voz-de-colchagua-1943-1974">
Twitter