Toribio Mujica Mujica

De Enciclopedia Colchagüina
Toribio Mujica Mujica

Defensor general de menores
por el departamento de Caupolicán
1862 - ¿?

Datos personales
Nacimiento 1830
Fallecimiento 20 de agosto de 1887 (57 años)
Rengo, departamento de Caupolicán, provincia de Colchagua
Ocupación Abogado

Toribio Mujica Mujica (1830-1887) fue un abogado, que se desempeñó como defensor general de menores y procurador municipal de Caupolicán.

Biografía

Nació por 1830, hijo de Bartolomé Mujica y Carmen Mujica. Estuvo casado con Elisa Pumarino Toro. Se desempeñó como abogado.[1]

Residió en Rengo, capital del departamento de Caupolicán, desde 1862, año en que fue nombrado como defensor general de menores. Asimismo, ocupó el cargo de procurador municipal de Caupolicán. El periódico El Comercio comenta sobre Mujica:[2]

"... contribuyó [desde sus cargos] al adelanto material y moral de este pueblo, dejando en la instrucción y en el embellecimiento de la ciudad, recuerdos que el tiempo no borrará. Todas las comisiones de alguna importancia lo contaban en su seno, y a todas partes llevaba su contingente de trabajo e ilustración. Si intentáramos entrar al examen de la vida profesional del señor Mujica, no tendríamos más que consagrar aquí una larga serie de elogios para recordar con ellos su nunca desmentida caridad y honradez, el tino y celo que empleaba en el cumplimiento de sus deberes, y el lúcido talento que acompañaba a sus trabajos. [...]"

El Comercio, Rengo, 27 de agosto de 1887

Encontrándose "gravemente enfermo" desde mediados de agosto de 1887,[3] falleció el 20 de agosto de ese año a las 17:00 horas en su residencia en Rengo, departamento de Caupolicán, provincia de Colchagua, a causa de una "anjina pectoris".[1] Tras una concurrida ceremonia fúnebre,[2] sus restos fueron sepultados en el cementerio de Rengo.

Referencias

  1. 1,0 1,1 Registro Civil de Rengo, libro de defunciones, año 1887, inscripción núm. 491. Ver registro.
  2. 2,0 2,1 El Comercio, Rengo, 27 de agosto de 1887
  3. El Comercio, Rengo, 20 de agosto de 1887, p. 3