Cuerpo de Bomberos de Pichilemu

De Enciclopedia Colchagüina
Cuerpo de Bomberos de Pichilemu
"Abnegación y Disciplina"
Cuerpo de Bomberos de Pichilemu.jpg
Fundación 4 de diciembre de 1945 (75 años)
Fundadores José Lino Vargas Jorquera, Manuel Córdova Morales, Jorje Díaz García, Flavio Álvarez Jorquera, el doctor Basilio Sánchez Beguiristáin, Julio Magnolfi, José Bianchi, Antonio Tobar Pinochet, Gustavo Ureta Stulzen, Guillermo Greene Ortega, Carlos Echazarreta Larraín, Augusto Leyton Caro, Modesto Carreño, Pedro Avendaño, Armando Caroca Rojas, entre otros
Compañías Dos: 1.° Pichilemu y 2.° Cáhuil
Área de cobertura Comuna de Pichilemu
Superintendente Humberto Pavez Cabello
(1.ª Compañía)
Comandante Francisco Andres Carreño Calderon

El Cuerpo de Bomberos de Pichilemu es una corporación privada sin fines de lucro conformada por las compañías de bomberos de la comuna de Pichilemu, provincia Cardenal Caro. Fue fundada en 1945, con la creación de la Primera Compañía de Bomberos de Pichilemu. En la actualidad está conformada por aquella compañía y la Segunda de Cáhuil.

Historia

Fundación y primeros años

El 1 de diciembre de 1945, tras el término de la Fiesta de la Primavera, ocurrió un gran incendio en el pueblo de Pichilemu que destruyó varios inmuebles en calle Aníbal Pinto, entre J. J. Aguirre y Dionisio Acevedo, siendo afectados el Almacén La Ligua (donde se inició) y la quinta de recreo Las Brisas. Los vecinos, con medios deficientes, lograron controlar el fuego tras horas de labores. Como consecuencia del siniestro, surgió en la localidad un movimiento a favor de la creación de un cuerpo de Bomberos.[1]

El alcalde Armando Caroca Rojas convocó a una reunión el 4 de diciembre de 1945, en que se fundó el Cuerpo de Bomberos de Pichilemu en una reunión celebrada en la oficina del secretario municipal Carlos Rojas Pavez, y que fue presidida por el subdelegado de Pichilemu, Pedro Avendaño. Entre otros, participaron como miembros fundadores José Lino Vargas Jorquera, Manuel Córdova Morales, Jorje Díaz García, Flavio Álvarez Jorquera, el doctor Basilio Sánchez Beguiristáin, Julio Magnolfi, José Bianchi, Antonio Tobar Pinochet, Gustavo Ureta Stulzen, Guillermo Greene Ortega, Carlos Echazarreta Larraín, Augusto Leyton Caro y Modesto Carreño.[2]

Se constituyó el primer directorio, designándose a Óscar Jara como director; Teobaldo Liberona, capitán; Rigoberto Miranda Campos, teniente; Jorge Díaz García, teniente ayudante; Orlando Álvarez Jorquera, secretario; y Augusto Montalva, tesorero. Como directorio honorario: Armando Caroca Rojas, entonces alcalde de Pichilemu, como superintendente; junto a Pedro Avendaño, Emilio González, Manuel Córdova, Julio Magnolfi, José Bianchi, Basilio Sánchez, Octavio Negrete, Guillermo Greene, Antonio Tobar, Gustavo Ureta, Carlos Echazarreta Larraín, Juan Bautista Lagos, Augusto Leyton, Fabio Maturana y Enrique Schulz. Este directorio se mantuvo entre el 4 de diciembre de 1945 y el 8 de diciembre de 1946.[3]

Aunque durante los primeros años debieron lidiar con los incendios sin tener implementación, para 1952 pudieron obtener algunos de sus primeros materiales, que junto al carro bomberil fueron bendecidos por el vicepárroco y voluntario Orozimbo Fuenzalida en el acto cívico del 18 de septiembre de 1952.[4]

En los primeros días de septiembre de 1951, la institución, con las cuotas de los socios y donaciones de los vecinos, compró las casacas de paño rojo del uniforme de los voluntarios. Los voluntarios debieron comprar, de su parte, los pantalones de piel blanca y los zapatos negros que debían usar en sus presentaciones. En ese tiempo se compraron hachas para las labores de demolición en que debieran intervenir los voluntarios.[5]

Propiedades

Bendición del primer carro bomba, en 1952

Uno de los primeros acuerdos tomado por el directorio del cuerpo en 1950 fue el de adquirir un terreno para el cuartel. En 1952 compró un sitio de calle Aníbal Pinto, al lado poniente de la casa de Domingo Gatica, a quien le sería vendido tres años después por considerarse poco apropiada la ubicación del terreno para para la entrada y salida de los vehículos bomberiles. En octubre de 1953 la municipalidad acordó donar a la institución un sitio en Aníbal Pinto, pero el alcalde Sergio Morales Retamal, quien votó en contra de dicha moción, logró al final de su período anular el referido acuerdo. En 1957, el industrial Antonio Figari Stagno ofreció en venta su casa de calle San Antonio en la suma de dos millones de pesos. La oferta fue entregada al Cuerpo de Bomberos, que acordó la compra en dos pagos.[6] El cuartel se construyó en dicho terreno entre 1969 y 1981 con el aporte de vecinos, el municipio, la intendencia de Colchagua y voluntarios.[7]

Para comienzos de la década de 1970, el Cuerpo de Bomberos tenía dos carros bomba y una motobomba de arrastre. Uno de los carros fue comprado a una compañía de Valparaíso, y el otro fue donado por el Gobierno. Este último, con estanque para dos mil litros de agua, fue bendecido el 8 de diciembre de 1974 por el párroco y secretario del Cuerpo de Bomberos, Enrique Padrós Claret. La sirena que da la alarma cuando ocurren incendios y otros siniestros, y anuncia al pueblo diariamente el mediodía, fue encargada a Alemania en 1956. Fue bendecida por el párroco y voluntario Fuenzalida y fue instalada en el sitio municipal de Aníbal Pinto. Desde diciembre de 1973 la sirena está instalada en la propiedad del cuerpo de bomberos en calle San Antonio.[8]

El Cuerpo de Bomberos es dueño de un mausoleo para los voluntarios, de 36 m², ubicado en la avenida principal del cementerio parroquial. El terreno en que se emplaza fue comprado a la parroquia.[9]

Personería jurídica

Los primeros años de existencia de esta institución fueron difíciles. En diciembre de 1951, fue elegido superintendente Alfio Magnolfi Vignolini, a quien le correspondió tramitar la personería jurídica de la institución, que podía darle derecho a recibir asignaciones y aportes del fisco y otras instituciones. El secretario Rojas había terminado la redacción de los estatutos y los reglamentos, adaptando los de otras compañías a las necesidades de la región que iba a servir. El superintendente Magnolfi encargó la redacción de la escritura correspondiente al abogado Guillermo Yori Luppi, quien realizó todas las gestiones ante el Ministerio de Justicia y en la Notaría de Santiago. El decreto supremo que concede la personería jurídica al Cuerpo de Bomberos tiene fecha 30 de abril de 1953 y lleva la firma del ministro Santiago Wilson.[10]

Presentaciones en público

La primera presentación en público del Cuerpo de Bomberos se hizo el 18 de septiembre de 1951 en el acto cívico realizado en avenida Ortúzar, ante numeroso público de vecinos y turistas. En esa presentación los bomberos lucieron por primera vez su uniforme, de casaca roja y pantalones blancos. Su estandarte fue bordado por la regidora Alicia López Galarce y el asta lo regaló el superintendente Magnolfi. En sesión del 22 de ese mismo mes, el capitán Manuel Córdova Morales dio cuenta que, tanto el día del desfile como en los siguientes, había recibido muy entusiastas felicitaciones de quienes presenciaron el desfile, por la magnífica presentación de los voluntarios.[11]

Los primeros incendios y siniestros

En febrero de 1952 se produjo un incendio en una casa de dos pisos ubicada en la población Ross, en Errázuriz esquina Topocalma, perteneciente al santiaguino Manuel Escobedo Sánchez. Esta casa había sido construida por Agustín Ross y formaba parte de unas construcciones donde estaban las caballerizas del hotel. El incendio redujo a cenizas la construcción en pocos momentos debido a la falta absoluta de agua en el sector. La presencia de los bomberos que acudieron al siniestro no pudo hacer nada para salvarlos.[12]

En la noche del 5 de abril del mismo año se incendió la casa de Polonia Lizana, ubicada en avenida Ortúzar esquina nororiente de Arturo Prat. El siniestro se debió a un cortocircuito, producido en una de las piezas deshabitadas de la casa. El llamado se hizo por medio de las campanas de la iglesia que tocaban a rebato cada vez que un incendio u otro siniestro amenazaba la propiedad de algún vecino. Y como todavía no había mangueras ni carro bomba, los incendios de apagaban con el agua de los grifos o las norias, si había alguno cerca. En este incendio se abrió el grifo de la vereda sur de Avenida Ortúzar, frente a la casa de Juan Polanco. La actuación de los voluntarios en este incendio fue verdaderamente heroica, logrando dominar el incendio que quemó la totalidad de la casa y que pudo propagarse a edificios colindantes, como el hotel España. El comandante del Cuerpo de Bomberos de San Fernando y propietario de ese hotel, Julio Sáenz, quien tomó parte activa en la reducción del fuego, felicitó a los voluntarios públicamente, manifestándoles que el trabajo que habían hecho era una hazaña increíble para el que no la hubiera presenciado, dada la violencia y la intensidad del mismo.[13]

Décadas recientes

Durante 21 años, entre 1970 y 1992 salvo el año 1991, el Cuerpo de Bomberos fue dirigido por el superintendente Modesto Carreño, quien impulsó su modernización. Durante su mandato se adquirió infraestructura, fue creada la Brigada Femenina y se profesionalizó la labor del voluntariado. En el cincuentenario de la institución fue adquirido un carro estanque Camiva, con fondos del CORE O'Higgins, y una camioneta doble cabina como vehículo de apoyo.[14]

El 6 de mayo de 1999 fue fundada la Segunda Compañía de Bomberos de Cáhuil,[14] con el objetivo de cubrir mejor las necesidades del sector sur de la comuna de Pichilemu. Su primer director fue Andrés Zúñiga y Leonardo Morales, su primer capitán. En 2017 se hallaba integrada por 18 voluntarios. Contaba con un carro equipado y especializado en incendios forestales, además de una camioneta. No contaban con cuartel propio, reuniéndose en un espacio provisorio aledaño a la Escuela de Cáhuil. En 2016 adquirieron un terreno de más de seis mil metros cuadrados donde edificarían su centro de operaciones.[15]

El Cuerpo de Bomberos estaba compuesto en 2017 por más de ochenta voluntarios.[14] En la década de 2010 recibió financiamiento del municipio para la adquisición de implementos como cascos, trajes de seguridad, una camioneta para la Segunda Compañía, un compresor de combustión, un furgón y recursos para diseñar una ampliación del cuartel de la Primera Compañía.[16]

Superintendentes

La lista de superintendentes fue recopilada a partir de los libros de actas del Cuerpo de Bomberos, sin poder determinarse quiénes ejercieron dicha posición entre 1954 y 1960.[17]

Superintendente Inicio Término
Armando Caroca Rojas 1945 1949
Basilio Sánchez Beguiristáin 1950 1951
Alfio Magnolfi Vignolini 1952 1952
Humberto Llanos Martínez 1953 1953
Basilio Sánchez Beguiristáin 1961 1969
Modesto Carreño 1970 1990
Héctor Urzúa Cornejo 1991 1991
Modesto Carreño 1992 1992
José Pérez Arias 1993 1994
Fabricio Cáceres Jorquera 1995 1995
José Pérez Arias 1996 2004
Humberto Pavez Cabello 2005 2015
Fabricio Cáceres Jorquera 2015 2018
Humberto Pavez Cabello 2018 En ejercicio

Referencias

  1. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 156. 
  2. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 156-157. 
  3. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 157-158. 
  4. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 158. 
  5. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 159. 
  6. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 160-161. 
  7. «Cuerpo de Bomberos de Pichilemu, 72 años de existencia al servicio de la comunidad», Especial Cuerpo de Bomberos de Pichilemu 1945-2017 (Pichilemu), Municipalidad de Pichilemu, p. 5.
  8. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 159-161. 
  9. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 169-170. 
  10. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 162-163. 
  11. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 163-164. 
  12. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 165. 
  13. Grez-Cañete, Diego (2017). Crónicas de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 165-167. 
  14. 14,0 14,1 14,2 «Cuerpo de Bomberos de Pichilemu, 72 años de existencia al servicio de la comunidad», Especial Cuerpo de Bomberos de Pichilemu 1945-2017 (Pichilemu), Municipalidad de Pichilemu, p. 6-7.
  15. «Segunda Compañía de Bomberos de Cáhuil "Voluntad y Servicio"», Especial Cuerpo de Bomberos de Pichilemu 1945-2017 (Pichilemu), Municipalidad de Pichilemu, p. 12-13.
  16. «Apoyo municipal a Bomberos», Especial Cuerpo de Bomberos de Pichilemu 1945-2017 (Pichilemu), Municipalidad de Pichilemu, p. 9.
  17. Grez-Cañete, Diego (2017). Camino al progreso: historia municipal y personajes destacados de Pichilemu. Pichilemu: El Marino. p. 262.