Emilio Ávila Aguilera

De Museo de la Prensa
Emilio Ávila
Ávila Emilio.jpg
Nacimiento 5 de noviembre de 1911
Valparaíso, Departamento de Valparaíso, Provincia de Valparaíso
Fallecimiento 8 de enero de 2010 (98 años)
San Fernando, Provincia de Colchagua, Región de O'Higgins
Residencia San Fernando
Ocupación Periodista
Padres Emilio Ávila y Aurelia Aguilera

Emilio Guillermo Ávila Aguilera (Valparaíso, 5 de noviembre de 1911San Fernando, 8 de enero de 2010) fue un destacado periodista.

Biografía

Ávila nació el 5 de noviembre de 1911 en Valparaíso, hijo de Emilio Ávila Canelo y Aurelia Aguilera Catalán, quienes se encontraban de paso por el puerto. Oriundo de Nancagua, en su juventud fue deportista.[1]

Se inició en los medios de comunicación en 1932, escribiendo para la sección deportiva de la revista Interview. Después fue cronista deportivo en Radio Cooperativa y se desempeñó en esa área en el diario La Nación, medio del cual fue corresponsal en Nancagua entre 1942 y 1945. Paralelamente escribió para La Tercera de la Hora como corresponsal en la provincia de Colchagua. Entre 1960 y 1973 trabajó en las radios Minerva y El Cobre de Rancagua, las que también dirigió. Además escribió para el diario El Comercio y el semanario El Teniente, en la capital de la provincia de O'Higgins. Desde octubre de 1973 se desempeña en el diario La Región de San Fernando como cronista, y trabajó como comentarista político en las radios Manuel Rodríguez, Trigal y Colombina de San Fernando, y Colchagua de Santa Cruz.[1]

Fue militante del Partido Radical y estuvo dedicado a la actividad gremial. Tras colegiarse en la década de 1960, fue fundador del Círculo de Periodistas de la provincia de O'Higgins y socio fundador del Colegio de Periodistas de Chile.[1]

El 13 de noviembre de 1980 asume como director de La Región. Le correspondió ser parte del comienzo de una tercera etapa del periódico, cuando pasó a denominarse Diario VI Región desde el sábado 17 de mayo de 1997, con el número 4.171. La razón: “el objetivo […] obedece a que queremos dar un merecido impulso de esfuerzo periodístico, de manera que comunas de las provincias de Colchagua y Cardenal Caro estén de esta forma insertas en el ámbito noticioso regional”.[1]

Su dilatada y fructífera trayectoria periodística le valió numerosos reconocimientos. En el 2002 fue entrevistado por el diario El Mundo de España, que publicó una nota titulada “Un periodista de otros tiempos”. Motivado por este hecho, al año siguiente la Cámara de Diputados le rindió homenaje. En sus palabras, el parlamentario Juan Masferrer expresó que Ávila era “un hombre con una trayectoria humana y profesional intachable, digna de ejemplo para las nuevas generaciones de jóvenes que estudian y estudiarán la carrera de periodismo y comunicación social. Ellos deberán tener conciencia de que para don Emilio, la verdad primaba sobre la mentira, de que los valores nunca se transan, de que más vale ser un periodista pobre que venderse al dinero”. “La gente de mi ciudad, lo digo con mucha satisfacción, orgullo y humildad, sé que me quiere mucho, y eso para mí es impagable. [Estoy] emocionado naturalmente… con tal que esto no me acorte la vida", decía entre risas Ávila cuando recibió la declaratoria de Hijo Ilustre de San Fernando el 17 de mayo de 2008, junto al arriero Sergio Catalán. Poco después fue reconocido como “el periodista en ejercicio más antiguo de América Latina”.[1]

Debido a que su salud se estaba deteriorando, Emilio Ávila dejó la dirección de Diario VI Región el 4 de agosto de 2008, aunque se mantuvo como “director honorario” y continuó escribiendo columnas bajo su seudónimo, Vila. Lo reemplazó como director y editor responsable Carlos Silva Hernández.[1]

Producto de una descompensación, Emilio Ávila falleció a los 98 años de edad, faltando diez minutos para la una de la madrugada del 8 de enero de 2010 en el hospital de San Fernando, recinto al que había ingresado tres días antes luego de sufrir un accidente vascular. Sus restos fueron velados en la capilla ardiente de la Iglesia San Agustín y, luego de una ceremonia religiosa a la que asistieron numerosos vecinos y autoridades, como el intendente de O'Higgins Juan Ramón Núñez y el alcalde Juan Paulo Molina, fue sepultado en el cementerio municipal de la capital de Colchagua.[1]

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 Grez-Cañete, Diego (2018). Colchagua en desconcierto (borrador). Santa Cruz: Aurora de Colchagua